martes, 6 de diciembre de 2011

Alias: ¿Quién es Jessica Jones?

-¿Sabes? Acabo de leer Alias
 -¿Alias?
-Sí, Alias.
 -¿Lo de Bendis?
-Sí, lo de Bendis.
-¿Brian Michael Bendis? ¿El guionista que domina los diálogos largos con frases cortas y repetitivas?
-Sí, ese Brian Michael Bendis
-¿Qué te ha parecido?
-¿El qué?
-Alias, digo. Porque supongo que será la edición en formato bolsillo de Panini.
-Sí, claro. La otra es muy vieja ya. Ahora he podido hacerme con el primer tomo. Recoge la primera parte de la serie.
-Son dos tomos ¿no?
-Sí, dos. Pero solo ha salido uno todavía.
 -¿Qué tal es?
-¿Me preguntas si es buena, la historia? ¿Es eso?
-Claro.
-Pues sí. Es género noir, que le dicen, al cien por cien. No hay superhéroes por allí. Bueno sí, pero de forma tangencial. Sin traje. Sin capas. Es más... detectivesco.
 -¿Tipo Holmes y todo eso?
-No, que va. Es más americano. Ya sabes, a lo Hammet y eso. Una detective que ha sido superheroína y ahora se dedica a la investigación privada.
-Tiene casos y todo eso...
-Sí, casos normales. Pero en algunos aparecen involucrados héroes Marvel.Pero en su lado más oscuro, no el que vemos en sus series normales. Esto es la línea Max, tío.
-Sí, la línea Max. Eso que se sacó Quesada de la manga para historias más adultas.
-Ajá. Como el Vértigo de la DC, pero sin magia ni monstruos ni nada. Todo muy callejero.
-¿Y el dibujo?
-¿El dibujo dices?
-Sí, el dibujo.
-Bueno, es sucio, como si dijéramos muy callejero también. De Michael Gaydos. Sucio, ya te digo. Pero potente.
-¿Vale la pena?
-Si te gusta el género, desde luego. Pero... ya sabes, no es lo que te esperas. Incluso tiene un episodio que parece un cuento ilustrado. Todo diálogos. Está curioso. Y en otro, dibuja Mark Bagley, pero es más brillante, menos oscuro. Más... superheroico. Son dos páginas, pero definen muy bien lo que es la serie, por contraste.
 -Ya.
-Me ha gustado.
 -¿Me lo leo o qué?
-Tú mismo. Por 16,5 euros, yo no me lo pensaba. Es un gran cómic.
-Un gran cómic.
-Ajá.
-Ajá

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada