martes, 12 de junio de 2012

Powers, Anarquía: Los poderes no son buenos

Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming ya nos tienen metidos en el bolsillo desde hace años. Ahora estamos disfrutando, gracias a Panini, de la reedición de Powers, esa fantástica serie que nos traslada a una ciudad americana en la que funciona un departamento de la policía que se encarga de los crímenes relacionados con los superpoderes y sus usuarios.

Ya conocemos la narración de Bendis, su manía de repetir hasta la saciedad varios diálogos, una marca de la casa que aporta a cada una de las series en las que trabaja, sean propias o de la Casa de las Ideas, y que permiten al lector avezado identificar sin problemas un trabajo suyo. Es el caso de Alias, por ejemplo.

En esta serie, despliega todo su conocimiento del género negro, su maestría a la hora de narrar una historia de policías, y añadiendo el aliciente de contar con un Power retirado, ejerciendo ahora de policía también retirado. 

Y nos cuenta que los grandes enemigos de los superhéroes y supervillanos pueden no ser otros como ellos, sino simplemente, personas normales que sean capaces de acercarse, conocer sus debilidades y aprovecharlas para eliminarlos. Como vemos en Anarquía, y lo hicimos en el primer tomo de la serie, basta con estar un poco motivado para hacerlo.

Bendis recupera ese mensaje críptico mostrado desde el principio de la serie, "Chica Caótica", y lo eleva a una nueva dimensión. Los asesinatos indiscriminados contra Powers continúan y Pilgrim tiene un objetivo claro. Y un compañero nuevo.

La trama avanza, y recuperamos a Walker, uno de los personajes centrales y verdadero motor de la serie, que se reincorpora al servicio activo, de una manera un tanto extraña, quizás sacada con demasiada celeridad, pero que cuadra con el tono de la serie.

Vuelve a ser una buddie movie, y tenemos más tomos para disfrutar dentro de poco.

En cuanto a Avon Oeming, no puedo sino aplaudir, una vez más, el tono que consigue. Es exactamente el que pide la serie y lo mantiene durante toda ella. No creo que Powers fuera lo que es sin su trabajo, y es algo que Bendis sabe muy bien. Un excelente trabajo que nadie debería perderse, los aficionados al cómic y los aficionados al buen género negro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada